Torneo 4×4 de baloncesto. Primera jornada.

Torneo 4×4 organizado por el CB Infantes. Crónica 1ª Jornada: 29/05/2021, por Antonio Castellanos.

Con mucha ilusión por parte de la organización y de los cada vez más practicantes de este deporte, se ha iniciado el novedoso torneo 4×4, jugado en las canchas a lo ancho del Pabellón Municipal y que viene a sustituir al torneo de 2020 de la EMD, que hubo de suspenderse por causas sanitarias. El formato es de equipos abiertos, con un número aproximado de 7 componentes, y aprovechando los jugadores(as) que aparecen cada fin de semana para completar los seis equipos de la partida. Todo esto hace que en la primera jornada ya hayamos visto un desfile de ex-mega estrellas, junto a los-las principales amantes de la canasta que militan en nuestro pueblo y Cózar en la actualidad.

La seriedad que se le quiere dar al torneo, sin olvidar que debe ser para divertirse y que todos disfruten de minutos, hace que se lleven estadísticas lo más completas posible, labor en la que colaboran todos los equipos. En la primera jornada se ha intentado hacer bien, aunque algunas de las responsables de estos temas han debido ver partidos diferentes a los que se jugaron, porque, por ejemplo, si un equipo da 43 asistencias, lo mínimo que debe haber metido son 86 puntos más los tiros libres… y anotaron solamente 15. Otros se olvidaron de anotar las faltas personales, etc, pero son detalles que iremos puliendo, porque las hojas de estadísticas son diabólicamente complicadas, exigen concentración a muerte y ayuda de más ojos que los dos de que disponemos la mayoría de los humanos.

El formato es de dos tiempos de 15 minutos, el último de los cuales es a reloj parado y se pueden anotar canastas de dos o de cuatro puntos, ya que en ausencia de una línea de tres en estas pistas laterales, se ha incorporado la canasta de larga distancia, desde allende del medio campo y con el valor máximo.

Pasemos a los partidos en cuestión:

ONLY FOR MEN 41 (21)

RUNANDGUN     15  (8)

El fichaje de última hora de Juan por los misóginos, desequilibró mucho este duelo, pues sus 18 puntos y la polarización de juego que conlleva, hace casi indefendible a este equipo, ya que Jorge demostró también que quien tuvo retuvo y su hiperactividad (a pesar de que ha cambiado la categoría de peso ligero por la de semipesado) le convierten en una pesadilla para cualquier defensor, asistiendo y dividiendo continuamente las defensas rivales. Antonio González rebosó descaro y sobriedad a la vez, aunque no se prodigó en el tiro y José Luis Morales mostró muy buenas maneras y variedad de fundamentos técnicos, mientras que el mediático KIKE, aportó en muchas facetas, pero asumió cero riesgos… (no nos suelen caer bien los viejos prematuros, ahí lo dejo…) Alejandro estuvo muy poco participativo, creemos que ensombrecido y “acongojado” por su omnipresente hermano mayor y Joaquín Molina sigue luchado contra la descoordinación que arrastra por su nulo pasado deportivo y por la falta de pausa a la hora de ejecutar sus lanzamientos. Habrá que ver a este conjunto contra rivales más fuertes y sin “wonder Juan”, aunque creemos que lo harán bien, pues en la recámara está por ejemplo Ignacio que aportará mucho. Los derrotados fueron arrasados por el juego exterior de sus potentes contrincantes, ya que Manuel Pacheco mantuvo el tipo en el puesto de pivot, sobre todo en el aspecto reboteador, si bien exhibió una muñeca de mármol  que arruinó su producción ofensiva, solamente salvado por el exiguo punto de un tiro libre. Eduardo no tuvo un gran día, pero dejó muestras de su clase, ayudó mucho en el rebote, pero también estuvo fallón al mirar a la canasta rival… debe quizás asumir más rol en la dirección para ayudar a los suyos, sobre todo ante bases tan complicados como Jorge. Andrea jugó un más que correcto partido, buscando siempre los huecos en las defensas opuestas y pidiendo el balón con valentía y asiduidad. Con un poco más de puntería habría alcanzado la excelencia en este choque. Marta Valverde aún juega acobardada en su reciente vuelta a las pistas. mas cuando recupere su antiguo descaro, mejorará bastante. Manuel Torrijos y Pablo Santillana pagaron claramente la novatada de su ultimísima incorporación al juego del DR. Naismith, fallando sobre todo en temas tácticos, porque maneras y físico tienen  para hacer muchas cosas. Cuentan con  nuestro apoyo y la paciencia que necesiten para ello. ¡Importante!, ambos anotaron y quieren ser protagonistas.

Como resumen, no hubo en ningún momento emoción por el resultado, pero se vieron cosas interesantes para el futuro en este torneo, porque vemos más capacidad de progresión en Runandgun, mientras que el dilema de los Only es cómo mantener este gran nivel inicial, tras los cambios de plantilla que se le avecinan.

GULLIVER EN LILLIPUT  30 (14)

MANOS DULCES           31 (16)

Increíble partido pleno de ritmo  y emoción, toda una guerra basada en una gran deportividad… y la sorpresa de todos los tiempos, porque viendo las plantillas iniciales, las casas de apuestas no daban ninguna opción a los a la postre ganadores.

La exhibición de movilidad, fundamentos y valentía de Eva tuvo mucha culpa en el resultado final, pues desde el inicio aportó puntos e hizo creer con su desbordante optimismo en el triunfo a los suyos. Sigue siendo un escándalo ver como utiliza la técnica de la serpiente en sus ya legendarias entradas a canasta: da el primer paso, desencaja todos sus huesos y sus músculos para dotar a su cuerpo de elasticidad cien, con la que sortea, haciendo mil arabescos en el aire, a su defensor o defensores y tras dar su segundo paso, recoloca de nuevo sus componentes corporales para acabar anotando con facilidad siempre lo más cerca posible del aro…sencillamente mágico…(vamos a hacer como que no vimos su decisión en la última jugada del partido con 6 segundos de tiempo, victoria por uno, y decidiendo lanzar un tiro desde su cancha… imaginamos que es una chica piadosa y quería animar a sus rivales). Pero hay dos héroes más que ayudan a explicar este inesperadísimo resultado, cuales son Gema Rodríguez. que se movió por la cancha son una soltura increíble, superó siempre a sus marcadores con medidas entradas a canasta y, lo que es más sorprendente, exhibió un “tempo” perfecto tanto en los lanzamientos como en los pases, haciendo de su defecto más claro hasta hace 15 días, la mayor de las virtudes, hoy: impresionante. Fredy fue el otro artífice, sin muchas alharacas, pero  ejecutando con velocidad los fundamentos de dribling y penetración, con lo que se convirtió en el tercer entrador indescifrable para la mala defensa de los Gulliver. Por ahí se les fue el partido a los Liliputienses. No se nos escapa tampoco lo bien que jugó Pablo Molina Parra, sin divismos y con toda la naturalidad del mundo, lo hizo casi todo a la perfección, desatascando al equipo en los momentos malos con dos canastas de clase. Juan Luis Polaino, se debate entre las ganas que tiene de aportar y los nulos conocimientos estatégico-táctiocos que tiene, pero es muy móvil y defiende a muerte y en ataque se busca los espacios bien. Típico caso del jugador que con un poco más de pausa en su acciones ganaría enteros. El jugador más indescifrable para la prensa de estos sorprendentes Manos Dulces fue, sin duda, Samuel Castellanos. En primer lugar porque aportó el tono amargo a ese azúcar en los finales de las extremidades superiores, no consiguiendo anotar ninguno de sus ocho lanzamientos, algunos de los cuales lo fueron en posiciones cercanas y sin defensor a la vista. Pero, por otro lado su pausa en el juego (en cualquier deporte que practique) le hace muy peligroso, porque es muy inteligente, elige bien los pases y los da con excelente puntería, haciendo mejor a sus compañeros. El día que arregle los problemas con las marchas (en alevines se le gripó la tercera y lleva desde entonces funcionando solamente con la primera y la segunda… hay quien rumorea que es más rápido andando que corriendo) dará un salto de calidad en su carrera multideportiva.

Los derrotados se condenaron, aparte de por su mala defensa, por su elección incorrecta del ritmo de juego, que debieron basar en ataques más lentos para abusar de su poderío interior, pero lo transformaron todo en un correcalles y lo pagaron muy caro. Vamos a salvar de la debacle a Irene, que jugó como siempre a mil rpm y se atrevió con lanzamientos de cualquier distancia, efectuando además entradas a canasta temerarias, casi nos recordó a los saltadores extremos de natación: ella se lanza a toda pastilla da los pasos con valentía y ya se le ocurrirá la forma de aterrizar sin romperse entera,… hay que decir que hasta ahora lo está haciendo con éxito. Anotó además un tiro muy lejano, en un día maldito para casi todos los lanzadores de media distancia. Antonio Muñoz nos ofreció sus dos lados: el brillante, con su omnipresencia y versatilidad, y su capacidad para rendir mejor en los momentos más decisivos y el oscuro, con su toma de decisiones irreflexivas, y sin aprovechar en la zona su superioridad sobre el resto de pívots. Se fue entonando a medida que avanzaba la justa, pero aunque casi consiguió salvar los muebles, sus rivales supieron mantener la sorpresa de la historia. Víctor Chaparro ha vuelto al baloncesto muy despistado y acusando una falta de puntería desconocida en él. No ayudó en el rebote ni pausó lo suficiente el juego para ayudar a su equipo, antes al contrario, se dejó llevar por la vorágine de emociones de los oponentes y ahí anduvo muy perdido.  Miguel Romero constituye para nosotros la mayor sorpresa positiva del torneo, ya que aportó en todas las facetas y jugó bien en las cinco posiciones de la cancha, exhibiendo unos fundamentos que asustan en un recién llegado al baloncesto. Hay que decir que los genes maternos algo tendrán que ver… y que la falta de acierto hizo que pasara más desapercibido de los que su juego merece. Álvaro Mata fue a más, como su equipo en el partido, pues empezó muy dubitativo y medroso, pero acabó ayudando en lo posible a esa remontada no consumada. Daniel no entró en la dinámica del equipo casi nunca y sus compañeros no lo vieron, ni él ayudó demasiado.  Intentó algunos lanzamientos, como por compromiso, pero vamos a darle un voto de confianza, porque buenas maneras le vemos.

Fin de la primera jornada porque el tercer partido en cuestión quedó aplazado.